26 feb. 2008

INVISIBLES Y OLVIDADOS


Dicen que la realidad supera a la ficción, y en el campo del cine no tengo duda de que ello es verdad. Después de ver la insípida entrega del premio Oscar en su 80 aniversario y las películas premiadas o nominadas, me convenzo que hoy el mejor cine se lleva a cabo en el terreno del documental y también del cortometraje.
Acabo de ver INVISIBLES, el documental producido por Javier Bardem y con el apoyo de Médicos sin fronteras y varios cineastas como Wim Wenders, Isabel Coixet, y Fernando León de Aranoa entre otros y trabajo recientemente ganador al GOYA 2008.
Conocer la terrible experiencia de las niñas y mujeres violadas en Africa, las historias de los niños soldados, secuestrados para ser entrenados para matar, la falta de medicinas para combatir la enfermedad del sueño en Africa y la enfermedad del chagas en Bolivia, o los desplazados en Colombia por las FARC y el ejército, es de un impacto que ninguna película de ficción puede conseguir hoy en día, salvo algunas contadas excepciones. Wim Wenders realiza su mejor trabajo en años, al contar la historia de las mujeres violadas, y se vale de su experiencia en el campo de la ficción para dotar a su corto de una desgarradora visión para trasmitir la violencia que azota a las mujeres africanas, a través de recursos cinematográficos para ilustrar esos crímenes invisibles. Esta fuerza, hace años que Wenders no consigue en sus trabajos de ficción.
En México ni duda cabe que lo mejor de nuestra cinematografía se encuentra en el documental y el cortometraje y, creo que en general podemos encontrar en los grandes circuitos de festivales internacionales lo mismo. Poco a poco el género documental se instala en las pantallas de nuestras salas, ahora se lleva la gira por varias ciudades de AMBULANTE, proyecto de Diego Luna y Gael García Bernal con documentales muy diversos.
Quizás por ello, sin darme cuenta en realidad, pues llegó de manera natural, preparo mi siguiente proyecto cinematográfico como un documental. Apenas estoy en la etapa de investigación y de acercarme al tema y a las personas que serán motivo del mismo. Existe un barrio muy antiguo en este puerto llamado La Huaca, construído en el siglo XVII en las afueras de la ciudad amurallada de Veracruz y habitada, en aquellos años, en su mayoría por una población negra. Hoy resisten el paso del tiempo varios patios y habitaciones que datan de entonces, las historias que recorren los corredores de estas vecindades son reveladoras y han logrado mi atención. Les daré voz a través del documental, para que no queden en el olvido.

22 feb. 2008

EVA Y EL ANGEL de Alicia Flores

Quiero compartir con ustedes este poema de una querida amiga, que hoy presenta su poemario "Atributos florales" en el café La tregua de la ciudad de México. J.R.


¿ El ángel Exterminador tan a deshoras?
¿esa flamígera espada es la guardiana?
¿no lo podemos dejar para mañana?
No te preocupes, ya entendí: partiré ahora.

No negociaré indulto en postrer hora,
ni trataré de escapar por la ventana,
¿Porqué luchar por una causa vana?
al abismo infernal me hice acreedora.

Instrumento de esa mano vengadora:
reconozco que nada nos hermana,
tú eres Ángel del Señor, yo sólo humana,
pero depón esa actitud acusadora,

mi conducta no ha sido tan insana,
toda fruta prohibida es seductora,
y si vistieras esta carne pecadora,
le darías un buen mordisco a la manzana.

18 feb. 2008

A BORDO

Estoy en la cubierta del barco, la brisa marina sopla ligeramente, en medio de la noche el navío se mece suavemente de un lado a otro. Cerca de mí, uno de los cañones de este Cañonero Guanajuato, de la Marina mexicana, dirige su amenazante negro orificio hacia el horizonte. En medio de esta quietud, una música moderna rompe el silencio nocturno, hay risas también, e incluso el llanto de un niño. Nada sin embargo, parece perturbar mi travesía personal.
Marinos solícitos, ejecutan sus tareas por toda la cubierta. A lo lejos, las luces de un barco fondeado se distinguen a pesar de la lejanía. A babor, la línea costera multiplica sus luces alrededor. Tomo la taza de café negro, fuerte y humeante, doy un buen sorbo y dejo que el calor invada mi cuerpo.
He estado en diversas embarcaciones; lanchas de pesca, remolcadores, cruceros turísticos e incluso en grandes navíos del tamaño de una cancha de fútbol, que en sus depósitos llevan el preciado hidrocarburo; pero es la primera vez que piso la cubierta de un Cañonero de la Marina Mexicana.
Camino hacia la proa y siento la brisa que golpea mi cuerpo, es una sensación especial, parado de frente a la inmensidad del mar a lo lejos. Uno de los marinos se acerca y me dice que todo está listo, lo sigo y atento mueve la silla y me siento a la mesa de este Bar/Cafetería La Cubierta, instalado en esta embarcación atracada en el muelle Banderas de Boca del Río, Veracruz, la nueva atracción turística en el puerto.
Las mesas alrededor están animadas; un grupo de señoras que se han escapado de las labores del hogar, hablan de sus maridos, a un costado, dos parejas beben tarros espumosos de cerveza, más allá una familia numerosa con abuela y nietos aportan sus risas y gritos. A estribor, una plaza iluminada es campo de niños que juegan con pelotas o bicicletas. Vendedores ambulantes ofrecen golosinas de todo tipo. Unos paseantes se toman fotografías junto al navío o en los chorros de la fuente que suben y bajan entre luces de colores.
Llamo al mesero con uniforme de marino y le pido un Brandy para acompañar el café. El horizonte sube y baja con la marea nocturna. Disfruto de mi travesía personal en el atracadero, a un año de llegar a este puerto.

14 feb. 2008

EL AMOR, EL MATRIMONIO Y EL DIVORCIO




Este 14 de febrero se casan en todas partes del mundo miles de parejas, quizás millones. Aquí en el municipio de Veracruz más de 500 parejas lo harán y en Boca del Río otras cientos más. Algunas parejas llegaron con hijo o hijos, había jóvenes, de mediana edad y hasta una pareja de ancianos descubrí en la ceremonia.
Y al mismo tiempo, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, nos da a conocer que en el 2006 los matrimonios en México disminuyeron y los divorcios aumentaron. ¿Porqué entonces se casan las parejas? me pregunto.
La violencia dentro del hogar aumenta en muchos países, ya no es exclusiva de los "machos" mexicanos, hay que ver lo que sucede en España al respecto, y sin embargo las parejas acuden al matrimonio todavía como modo de convivencia. Aunque los divorcios aumentan también. Ahora los dos en la pareja trabajan, en algunos casos él gana más o ella lo hace mejor. ¿Quien cuida a los hijos? La infidelidad siempre presente ahora en ambos. Vaya que todo parece en contra.
¿Está la pareja en crisis? ¿habrá que buscar alternativas de convivencia entre los enamorados? La union libre, quizás, o cada pareja en su casa y se ven cuando quieren o pueden, o las parejas de Internet; este mes de noviazgo con alguien en Alemania y mañana con alguien en Brasil, o parejas de fin de semana, etc.
Al ver a las parejas en la ceremonia de boda colectiva, no pude menos que desearles suerte en esta aventura que la pareja contemporánea afronta hoy en día. Y para aquellas parejas que al final del camino han logrado sobrevivir, les deseo muchos años más. Felicidades.

12 feb. 2008

AMERICAN GANGSTER


Ridley Scott tiene el inicio de carrera como director más espectacular a mi entender, quizás solo Orson Welles podría reclamar ese sitio. Con Los duelistas, Alien y sobre todo Blade Runner, este cineasta inglés proveniente de la publicidad, irrumpe con una carrera que prometía ser única. Sin embargo, sus siguientes proyectos fueron muy discutibles, de ellos apenas se pueden rescatar algunas cintas como Thelma and Louise, Gladiador y La caída del Halcón negro. Tiene dos auténticos fracasos con La teniente O¨neil con una Demi Moore en el colmo del feminismo y sobre todo Hannibal, tan mala como el libro mismo.

Sin embargo con su más reciente cinta; American Gangster, recupera buena parte de sus virtudes. Apoyado con un excelente guión de Steve Zaillian, que entre otros guiones tiene La lista de Schindler, La caída del halcón negro, Pandillas de Nueva York y Buscando a Bobby Fisher, esta última como director también, Scott realiza su mejor cinta en varios años con la colaboración de un Denzel Washington tan bien como siempre. Russell Crowe no tiene oportunidad de lucirse ahora, pero lleva su personaje con esa muestra de pureza y dolor de los detectives clásicos. Evitando sus acostumbrados ambientes de lluvia, luces neón e interiores suaves, Scott construye paso a paso el ascenso del chofer de un mafioso de Harlem a ser el Ganster americano por encima de italianos e irlandeses. A la vez toca aspectos de la guerra de Vietnam y la manera en que se introducía la heroína a territorio americano. Es de particular ironía una imagen real de Richard Nixon donde advierte que el enemigo más grande de los Estados Unidos es la droga que se consume y distribuye en su territorio. La globalización de la distribución la iniciaron ellos a traves de esta guerra y hoy en día enfrentan este problema culpando y combatiendo en otros países lo que deben hacer en su territorio.

Valiendose de una fotografía contrastada y de una edición que nos muestra de manera alterna el ascenso del gangster y las acciones policiales, Scott nos lleva de manera firme a conocer ambos personajes que se unirán al final de sus carreras de una manera singular. Esperemos que Ridley Scott se convierta en un autor cinematográfico y no en un destajista de películas de género.

La cinta ha quedado fuera de las nominaciones del Oscar, tan solo tiene una por actriz secundaria, pero que podemos esperar de esta academia envejecida, que también dejó afuera a Zodiac de David Fincher. Ya no digamos a la cinta rumana 4 meses, 3 semanas y 2 días que tampoco alcanzó nominación a cinta extranjera.

9 feb. 2008

LAS COINCIDENCIAS

Lo que son las coincidencias; ahora leo el libro Travesías de Antonio Muñoz Molina,( mismo título que recientemente acabo de desechar para nombrar a mi siguiente proyecto literario) que recoge sus artículos en el periódico El País entre los años de 1993-1997 y lo disfruto mucho, tanto que me ha sido imposible soltarlo.
Hace unos días escribí un post sobre el gusto de asistir a las salas de cine y encuentro sorprendido, que Muñoz Molina escribe sobre lo mismo en el suplemento Babelia de El País. Claro, su texto no tiene desperdicio y es mucho mejor, pero el gusto de saber que compartimos la experiencia es agradable. Las películas que yo disfruté fueron: XXY de Lucía Puenzo, reciente ganadora al GOYA a mejor cinta extranjera y PARPADOS AZULES cinta mexicana de Ernesto Contreras, egresado del CUEC, misma escuela de cine donde me gradué.
Por cierto, la cinta rumana es de lo mejor que se puede ver hoy en día...en una sala de cine!!!

7 feb. 2008

EL CINEMATÓGRAFO



El 28 de diciembre de 1895, los espectadores que asistieron al Salón Indien en París, a la primera exhibición pública del cinematógrafo de los hermanos Lumiere, experimentaron la sorpresa y emoción de ver la llegada de un tren que se aproximaba hacia ellos. Fue tal el impacto en la audiencia, que algunos se levantaron asustados ante el temor de ser arrollados. En estos 112 años la experiencia de la proyección cinematográfica, a cautivado y entretenido a millones de espectadores por todo el mundo.
Ha enfrentado numerosos retos y crisis ante el advenimiento del sonido, el color, formatos diversos, dos guerras mundiales, la radio, la televisión, el video, las nuevas tecnologías y la piratería. Hoy existen diversas maneras de disfrutar una película; la televisión, el video, computadora y reproductores digitales diversos. Sin embargo nada se compara a la cautivadora experiencia de asistir a una sala de cine; la sala se oscurece, un rayo de luz cruza y se estrella en la pantalla y se nos traslada a lugares, tiempos e historias que provocan diversos estados de ánimo que nos conmueven, horrorizan, entretienen o incluso nos tocan profundamente.
A pesar de esto, la asistencia a las salas cinematográficas está a la baja en varios países y por supuesto para nadie es noticia que las grandes salas han sido remodeladas o en su caso destruídas. Tuve la fortuna de presenciar y experimentar, los años dorados de la exhibición en grandes salas, e incluso de teatros al aire libre. De los programas dobles, los seriales de aventuras y hasta los programas triples en salas de segunda corrida. El cine Tampico con sus largos pasillos por donde jugábamos en los intermedios, con sus balcones y segundo piso, el cine Alcázar con asientos de madera, ventiladores y ventanas que se abrían al caer la noche, para disfrutar cintas mexicanas. O el gran cine Roble de la avenida Reforma en la ciudad de México, donde disfruté las primeras etapas de la Reseña Internacional de Cine. Todos tenemos presente la cinta Cinema Paradiso, que refleja fielmente mis pensamientos al respecto.
¡Pero bienvenidas sean la salas múltiples! con sus horarios desde la mañana para que cada quien escoja el que más le acomode. El problema reside en que la mayoría de las salas las ocupan producciones estadounidenses que arrasan el concepto equitativo de la exhibición. Pero ese es otro problema.
Las cinematografías nacionales en muchos países enfrentan la disminución de sus audiencias, a pesar de la mercadotecnia, la publicidad y las fórmulas probadas a las que recurren. Recientemente Roman Gubern, explicaba en las páginas del periódico El País, las razones de la disminución del público en las salas de cine en España.
Acabo de asistir a un complejo de salas de cine y tuve el gusto de ver dos cintas, una tras otra, y debo decir ue la tercera no la pude alcanzar por el horario incompatible. Me hizo recordar años mozos donde experimentaba la emoción de ver dos o tres películas, como la mejor manera de entretenimiento. Hoy veo películas por televisión, reviso clásicos u omisiones de cartelera en DVD, experimento el cortometraje en la Red, cargo el ipod con trailers, cortos diversos y generos varios, rento películas que nunca se estrenaron, pero nada de esto se compara a la emoción de asistir y disfrutar de la experiencia cinematográfica en el mejor lugar para ello; la sala de cine.
Por unas horas me sentí hermanado a través del tiempo, con aquellos primeros espectadores en París y, como ellos, me sorprendí de la gran experiencia que es el cinematógrafo.