24 jun. 2008

MI VIDA EN EL REINO ANIMAL

Gerald Durrell escribió “Mi familia y otros animales” y “Los bichos y otros parientes”,
un par de libros deliciosos donde describe su afición a los animales y las peripecias con su familia. Del primero incluso existe una película. Nunca he sido un fanático de los animales, pues nunca he tenido perro, gato o tortuga, aunque tuve un canario al cual le abrí la puerta de la jaula y como no se quería ir, lo tuve que sacar a la fuerza y luego me dijeron que los canarios no viven en libertad y que lo condené a una muerte segura. Pues nada de eso me dijeron en la tienda de animales. Tuve un pececito que al cambiarle agua, en un descuido se fue por la tubería del lavabo. Me retiré entonces de cualquier convivencia con los animales. Hasta ahora.
Ahora que vivo en el puerto de Veracruz tengo que convivir con el reino animal, hace algún tiempo relaté mi experiencia con las hormigas, en realidad convivo con varias especies. Por la mañana abrí la puerta del clóset y una lagartija se asustó de la interrupción de la que fue objeto, de ahora en adelante tendré que revisar los bolsillos de pantalones y camisas para no llevarla de paseo. Por las noches, junto a la ventana una lagartija que le llaman “la besucona”, pues emite unos sonidos como besos al aire, acostumbra ejercitar sus sonidos sobre el aparato de aire acondicionado. Eso si, siempre me duermo con un beso al aire del animal.
Hace unos días una gran mariposa nocturna revoloteaba alrededor del foco de la sala y no tuvo intenciones de salir hasta dos días después. Anoche una mosquita se paró desafiante en la pantalla de mi laptop y me estuvo molestando un buen rato, hasta que tuve aplastarla en la pared, la mancha me recuerda mi crimen. Las palomas azotan las paredes y el balcón de la entrada a mi departamento, además de las plumas que se cuelan constantemente por las ventanas. Y cuidado con los moscos, además del sonido irritante alrededor de las oreja, justo cuando apagas la luz para dormir, hay que eliminarlos pues algunos transmiten el “dengue”, que se caracteriza por altas temperaturas y puede llegar a ser mortal. De las hormigas ya ni hablo, imposible negarles el paso por debajo de las puertas, las ventanas o rendijas diversas. Y cuidado con dejar azúcar en algún lado que llegan cientos a devorarla. En el piso de arriba un perrito ladra todo el día, solitario, sin que sus dueños se aparezcan hasta entrada ya la noche. Y ya ni hablo de un par de vecinos que se comportan como animales, pues sería injusto con las especies del reino animal. Voy a buscar mis libros de Durrell, para recordar el lado amable de la vida con el reino animal.

23 jun. 2008

Reynaldo Carballido: insurrecto de las letras por Alicia Flores

Con motivo de la celebración del X Encuentro Nacional de la Unión de Escritores Veracruzanos que se llevará a cabo en Fortín de las Flores Ver. del 27 al 29 de Junio. Con el espíritu justo que caracteriza a su Presidenta la Lic. Martha Elsa Durazzo Magaña se dedica esta reunión al dramaturgo, director, maestro y escritor Reynaldo Carballido Maldonado. En este caso básicamente se rinde un tributo al fundador de la UEEV, pero es marco idóneo para reconocer su labor de 35 años.
Homenaje justo, no solamente por sus contribuciones a la dramaturgia mexicana, sino a su incesante labor de promotoría cultural aplicada a la superficie nacional y llevada a lejanos sitios (Moscú, Europa, Cuba y Sudamérica), abarcando ámbitos como la literatura, el teatro, la edición, la museografía y las manifestaciones culturales de todo tipo. Durante los últimos 5 años su mayor desempeño lo ha aplicado a dar talleres de literatura y teatro, en los que destaca su “toque” característico que hace brotar manifestaciones artísticas de lo más recóndito del ser humano cuando su poseedor aún ignora que residen ahí: es notorio que varios alumnos suyos durante y después de su tutoría han recibido premios y distinciones literarias a nivel nacional y estatal.
Al dar un taller repite constantemente que “para consejeros los papás, para sermones los sacerdotes y para mensajes los carteros” más es reiterativo en su obras el mensaje social: la denuncia de la corrupción policial de las cuales “Los mandamientos de la ley del Hombre” y “La Corriente” (escrita en 78 y ganadora del premio nacional Juan Ruiz de Alarcón) son las más conocidas. Pero los que son y han sido jurados en festivales de teatro: sindicales, juveniles o interescolares saben cuan frecuentemente es representado Reynaldo Carballido con obras que tratan de los dilemas del joven que enfrenta su sexualidad contra los moralismos sociales como “Sombras ajenas” “El Periódico”, “Señora de gris” y “Acto social”. En la década de los 80 escribe una serie de obras entre las que mis favoritas son: “Cuestión de Prácticas” y “Tiempos revueltos”, y un libro inédito con textos para niños: “Juguetes de Teatro”.
Su más reciente texto teatral editado “Los Díaz mirones” trata con el mismo ímpetu juvenil (atemperado por la concientización del que ha presenciado lo mismo durante 3 décadas) del favoritismo, revanchismo y autoritarismo político. “Playas de Veracruz” describe la vida playera del puerto: situaciones intimistas reveladas en un lenguaje audaz que rechaza los moralismos y cualquier tipo de discriminación racial, social, o de preferencia sexual...no en balde un coterráneo mío lo ha llamado “Insurrecto de las letras”. Pero su filosofía que superficialmente podría ser tachada de hedonista en realidad habla del deber inalienable de vivir en armonía con nosotros mismos. Cotidianamente escribe artículos periodísticos y preámbulos para libros de Narrativa o poéticos. Capítulo aparte merece su obra más reciente e inédita: “Un camino, dos caminos” (Rey de Tequis), que muestra su total madurez del escritor y el inicio de una nueva etapa literaria.
Maestro: usted que ha iniciado a tantos en las letras y en el teatro y que se precia de ser exclusivamente dramaturgo sea ahora bienvenido al mundo del cuento, la crónica, la novela, la fábula, y sobre todo al de la poesía. Con esa total innovación del lenguaje al cual despoja de todos sus nexos y a través solamente de imágenes esos textos son poéticos: no en aquella lírica tradicional que se reviste de palabras fastuosas, sino la que no contenta con mostrarse desnuda, se arranca la carne y las vísceras para dejar al descubierto el esqueleto, la estructura, que por su misma parquedad e imágenes evocadoras la vuelven poesía de la más fresca factura. Usted compendió sus vivencias como un Marco Polo literario que da fe de sus increíbles viajes. Gracias a ello algunos de nosotros pudimos tomar del peligroso equipaje que lastraba nuestros pasos elementos para entretejer una urdimbre, pues el tapiz fascinador de su obra y sus enseñanzas nos dijo: “¿ves?, para esto sirve vivir”

16 jun. 2008

EL PADRE PERFECTO

Desde hace 30 años me dedico al oficio de ser padre, cualquiera diría que con semejante experiencia uno sabe como llevar a cabo esa tarea. No es así. Dicen que no hay escuela para aprender a ser padre, que todos aprendemos sobre la marcha y con la llegada de más hijos.
Pero aquí no hablamos de producir artículos o aprender carpintería, orfebrería o algún oficio manual, hablamos de personas cuyos aciertos y errores en su educación pueden marcarlos de por vida. Los padres decimos que hacemos nuestro trabajo lo mejor que podemos ¿Será esto suficiente? me pregunto. Los hijos generalmente dicen que no.
He sido hijo y ahora soy padre, he estado en ambos lados de la situación, y uno sabe que cuando juzgamos, criticamos o evaluamos a nuestros padres, un día los hijos harán lo mismo con nosotros. Mis padres tuvieron ocho hijos, cuatro varones y cuatro mujeres ¿Cómo se las arreglaron para educarnos? Todos somos hombres y mujeres de bien. Yo tengo una hija y aún me pregunto ¿Cómo me las arreglo? Es inevitable que los hijos más tarde o temprano revisemos la labor del padre, yo lo hice, y ahora, seguramente mi hija hace lo mismo.
Con la reciente celebración, más un asunto comercial que otra cosa, del día del padre, me puse a repasar mis treinta años en el oficio y encuentro aciertos y errores. Más de unos que otros y es ahí donde mi hija tiene la última palabra al respecto. Espero haber acertado en esos momentos que fueron importantes para ella, la palabra justa en el momento oportuno, la caricia en el instante deseado y la presencia de apoyo en aquellas situaciones necesarias.
De los diferentes oficios, si podemos llamarlos así, de amigo, hermano, esposo, hijo o padre, el oficio de ser padre es el que deja una huella profunda en mi ser. Nada se compara con ejercerlo.
Aún recuerdo cuando en plena madrugada me levantaba a ver si la pequeña bebé en la cuna seguía respirando, y me quedaba un rato en silencio maravillado y temeroso a la vez, de haber participado de semejante milagro. También estuve presente en las noches de alta temperatura, los juegos con sus muñecas, la lectura de cuentos al dormir y las salidas al parque, pero estuve ausente en la guardería, en las largas horas del trabajo y no estar presente en la adolescencia y en el complejo instante de crecer. Y en las noches de angustia y soledad.
De esos momentos a la fecha, han pasado muchos años, y hoy, con un mejor aprendizaje del oficio, consciente de mis errores y aciertos, tan solo aspiro a una sonrisa en el rostro de ella cuando viene hacia mi. Por ello me esfuerzo en ser el mejor padre para mi hija. El padre perfecto que nunca seré.

13 jun. 2008

VIENDO PASAR LA VIDA # 4




Manejar por la carretera o cuando disfruto de la vista del mar, siempre me transporta a estados de ánimo diversos. Y cuando llueve aún más. En esta ocasión no fue la excepción. Sin embargo unos instantes después, la lluvia cesó y el sol me recibió al llegar al puerto, con la certeza de conducir por el camino correcto.

2 jun. 2008

LA MUJER QUE RECUERDA TODO




Jill Price es una mujer de 42 años que es capaz de recordar todo lo que pasa en su vida desde que tiene 14 años edad hasta la fecha. Cuando tenía 8 años su familia se mudó a Los Angeles, y al parecer, esto le causó una gran impresión y su cerebro empezó a trabajar de manera extraordinaria, de tal manera, que desde 1980 hasta la fecha, es capaz de recordar, a que horas se levantó, a quien conoció, que hizo o incluso que comió en un día determinado de su vida. Todos estos recuerdos están almacenados en su memoría y se pueden disparar con una canción, un olor o algún nombre.

Por años permaneció anónima sufriendo en silencio su condición, que dice ella que ha sido más una maldición que una bendición. Sufre de depresión, estress, duerme poco y se decidió a pedir ayuda a un neurólogo, a quien le dijo: "mi memoria es demasido fuerte, es como una película que corre frente a mi y nunca se detiene".

Los científicos han tenido que darle un nombre a su condición: sindrome hyperthymestic.

Escribió un diario de los 10 a los 34 años de edad, detallando todo lo que sucedía en su vida, lo que ha permitido comprobar sus afirmaciones y además la madre confirma los datos. Escribió un libro llamado "The woman who can´t forget" en donde narra su experiencia única.

En ocasiones nos molesta no recordar algunos incidentes, anécdotas, o cosas más cotidianas como el nombre de una calle o el de una persona, para Jill Price, todos estos detalles que incidieron en su vida, los recuerda como si estuvieran pasando ahora mismo. Tanto los buenos recuerdos, como los malos. Y así por el resto de su vida. Impresionante.