12 ago. 2009

FAREWELL, MY LOVELY


Es difícil decidir cual de las películas filmadas a partir de las novelas de Raymond Chandler, es la mejor. Habrá quienes digan que "The big sleep", el gran clásico de Howard Hawks con Humphrey Bogart, a otros les gustará "El largo adiós", con un improbable Elliot Gould como Marlowe y dirigida por Robert Altman. Está la curiosa "Dama del lago" filmada enteramente en "cámara subjetiva" donde toda la acción la vemos a través de los ojos de un Marlowe, al cual solo descubrimos en espejos y reflejos. Hay sin embargo una cinta olvidada por la crítica, quizás porque el director nunca sobresalió más allá de ser un buen artesano; me refiero a "Farewell, my lovely" (1975) de Dick Richards. Esta película contiene varios elementos que la hacen una de mis favoritas adaptaciones al cine de Chandler: el papel de Marlowe lo interpreta el gran Robert MItchum, a mi entender el que mejor lleva a a la pantalla al famoso detective, con esa cara de cansancio y de estoica resistencia ante la adversidad, traslada la personalidad que el escritor le dio en sus novelas. Se tiene además la fotografía de John Alonzo, nunca una película a color está tan cerca del espíritu del Blanco y Negro de las películas clásicas film noir de los años 50´s. Un excelente reparto complementa las virtudes del film, además de Mitchum, aparecen Charlotte Rampling, Sylvia Miles, Anthony Zerbe, Harry Dean Stanton, un jovencito Sylvester Stallone y Joe Spinell. Hay una curiosa aparición del novelista Jim Thompson, como el marido de la Rampling. La adaptación sigue de buena manera la trama principal de la novela y se añade un fondo de beisbol, con la carrera de hits consecutivos de Joe Dimaggio con los Yanquis de Nueva York y los últimos años de la segunda guerra mundial. La película abre con un movimiento ascendente de grúa por afuera de un hotel con su letrero luminoso reflejado en el cristal de la ventana, donde se encuentra Marlowe a punto de iniciar la voz en off en primera persona, que llevará los pensamientos del detective. Pura esencia de Raymond Chandler llevada a la pantalla en imagen.

2 comentarios:

  1. Uy, esto me recuerda mis secciones de programas dobles en el Parque Cinema ¡Que días más bonitos!!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  2. Buena película. Mitchum es el mejor Marlowe de los que ha habido en el cine, pero pienso que ninguno se ha acercado a la esencia del verdadero Marlowe, más vulnerable y tierno de lo que ninguno ha mostrado.

    ResponderEliminar