20 ago. 2010

En la niebla eléctrica



Un detective investiga el asesinato de una prostituta, un actor encuentra unos huesos viejos de un hombre encadenado, un mafioso invierte en la filmación de una película en la Luisiana actual, después del Huracán Katrina, un ejército de soldados confederados surgen entre la niebla de los pantanos. Con estos elementos, el destacado director francés Bertrand Tavernier incursiona en una producción francoamericana para llevar a la pantalla la novela de James Lee Burke "En la niebla eléctrica con los muertos confederados". El detective Dave Robicheaux, protagonizado con su acostumbrada eficiencia, por Tommy Lee Jones, investiga el asesinato de una prostituta y en el camino deberá resolver también, el asesinato de un negro en los pantanos ocurrido 40 años atrás. Robicheaux, alcohólico sobrio, casado y con una niña salvadoreña adoptada, deberá exorcizar sus demonios personales con la visión del General John Bell Hood que emerge de la niebla de los pantanos y que le sirve como detonador de sus pensamientos. Un John Goodman excelente en su papel del mafioso Babyfeet que invierte en una película, donde la pareja protagonista se relaciona con el detective que deberá ayudarlos a salir de diversos apuros provocados por la afición a la bebida del actor. Enmedio de la pobreza de la zona, de un asesino suelto, la corrupción imperante en la zona, Robicheaux, veterano de Vietnam, violento y recalcitrante hombre recto, deberá resolver este misterio en medio de la niebla que cubre a todos. Con un guión del también director Jerzy Skolimowski y apoyado con música del área de Luisiana con toque de blues, Tavernier construye una película para paladares del cine negro, de las películas de culto y de espectadores dispuestos a sacar sus propias conclusiones.
Debido a diferencias con el productor americano, se llegó al arreglo de que una versión de 102 minutos y editada para el público estadounidense con un estructura más sencilla fuera la que se exhibiera en territorio americano, misma copia que nunca se estrenó y pasó directamente al formato de DVD. Tavernier editó otra versión de 117 minutos para el resto del mundo con una estructura diferente y con acotaciones filosóficas, algunas incluídas en la novela y otras añadidas. La película a pesar de estos problemas, es una muestra del talento narrativo de Tavernier, que suma esta adaptación de novela policial a sus dos anteriores de George Simenon y Jim Thompson. Tengo la impresión que se puede convertir en una cinta de culto con el paso de los años. Por cierto, la versión que tuvimos oportunidad de ver, fue la editada por Tavernier.

1 comentario:

  1. Querida Irene; la atención es permanente y abierta. La princesa llegará este Octubre? Besos

    ResponderEliminar