20 dic. 2007

SLOWHAND Y LAYLA



El rock and roll tiene muchas historias de sus personajes más famosos y en algunas ocasiones de otros no tanto. Acabo de leer uno tras otro, las autobiografías de Eric Clapton y Pattie Boyd, músico y musa del panorama musical que se inicia en la decada de los años sesenta. Pattie Boyd viene de una familia disfuncional, con padre que los abandona, infancia en kenia y nuevo padre que se ocupa solo de sus propios hijos. Se las ingenia sin embargo para iniciar una carrera como modelo en el Londres de aquella época, en donde acude a un casting, que resulta en un papel de la película La noche de un día difícil de los Beatles, nada menos. Ahí George Harrison la conoce y de inmediato le pide se case con él, ella lo rechaza y después de pensarlo mejor, despide a su novio actual e inicia su relación con el guitarrista. Ello le permite conocer a los músicos mas influyentes de la escena musical de Inglaterra en esa época, como Mick Jagger,Ron Wood, Jeff Beck y a los demás Beatles, así como de las artes en general y del mundo del modelaje. Harrison compone para ella la canción Something, una de sus más logradas, sin duda alguna. Y por supuesto tiene ocasión de conocer a Eric Clapton, que pronto desarrolla una atracción hacia la esposa de su amigo Harrison.


Pattie Boyd describe sus andanzas por el mundo con Harrison y los Beatles en donde el alcohol, las drogas y las relaciones sexuales están a la orden del día. La imagen de modosito de Harrison contrasta con las andanzas sexuales a espaldas de su mujer quien tenía que soportar a las admiradoras que llegaban a las puertas mismas de su casa buscando a su marido, quien simplemente les abría la puerta, para después pedirle a su mujer que se subiera a las habitaciones superiores para que él pudiera "conversar" con ellas.


Con Eric Clapton visitando la casa de su amigo, las oportunidades de cortejarla no faltaron. Una noche de fiesta Clapton le revela a su amigo que está enamorado de su mujer, como buenos ingleses continúan su relación amistosa y años más tarde Pattie Boyd, dejará a George Harrison para irse a vivir con Clapton. El resultado es la canción Layla, éxito singular de Clapton y de algunas otras como Wonderful Tonight. Pero la historia de la modelo convertida en musa de dos de los más influyentes figuras del rock, no tendría un final feliz.

Eric Clapton viene de otra familia disfuncional y pobre, que a la edad de nueve años descubre que es el hijo ilegítimo de una mujer que pensaba era su tía. Los abuelos del niño habían adoptado el papel de padres y de pronto tiene que enfrentarse a una madre que le aconseja seguir diciendo papás a sus abuelos. Este rechazo marca de por vida a Clapton que avizora su comportamiento con las mujeres de su vida y su timidez. A su padre nunca lo conoce y cuando, años más tarde, un periodista en Toronto busca localizarlo, le informan que ese hombre ya murió. A muy temprana edad su abuela le compra una guitarra y de manera autodidacta comienza a tocar los éxitos de la época. Su participación con el grupo Yardbirds, le abre las puertas de la fama, aunque pronto los deja por diferencias musicales. Clapton quería tocar Blues y el grupo quería aprovechar el reciente éxito en la película Blow up. Su llegada al grupo de John Mayall será importante para que inicie la fama que llevó al graffiti famoso en las calles de Londres; Clapton is God y asimismo le apodan slowhand, por su manera de tocar.

Desde sus inicios en el mundo de la música, se embarca en una travesía de excesos de sexo, alcohol y drogas que lo acompañarán durante muchos años en su descenso a los infiernos literalmente. Atraído por la esposa de su amigo George Harrison, se debate en un amor loco imposible, que lo lleva a relacionarse con la hermana menor de Pattie, con tal de estar cerca de ella. Su carrera estará marcada por el constante cambio de grupos, músicos y sexo con toda clase de mujeres alrededor de él. Cuando finalmente Pattie Boyd se separa de Harrison y llega a su vida, la arrastra a este círculo vicioso ella tendrá que compartir y sufrir con sus excesos. Finalmente ella lo dejará también, en la búsqueda de su propia salvación. Clapton se sumerge áun más en sus dependencias, llegando al extremo de consumir dos botellas de brandy, tres cajetillas de cigarros al día y de pasar de la cocaína a la heroína. En su descenso se lleva a varias personas, mujeres sobre todo que le conseguían la droga ante la imposibilidad de salir.

Es sorprendente descubrir a cuantos conciertos acudió totalmente borracho o drogado, como el de Bangladesh y como se las ingeniaban sus ayudantes para mantenerlo consciente. Asimismo en las grabaciones de sus discos. Finalmente aceptará su dependencia y se recluye en una clínica de desintoxicación adonde regresará una segunda vez, después de otra dramática recaída. La tragedia lo alcanza cuando en Nueva York, su hijo Connor, producto de una relación fugaz con una italiana cae accidentalmente de un departamento. En lugar de caer en la depresión o la drogas, se redime componiendo Tears in heaven y se impone una sobriedad que mantiene hasta nuestros días.

Hoy Pattie Boyd es una exitosa fotógrafa que vive Sussex, Inglaterra sin pareja que se le conozca. Eric Clapton vive en las afueras de Londres, está casado y tiene cuatro hijas, a las cuales les dedica el mayor tiempo posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario