4 ene. 2008

LUZ SILENCIOSA

La nueva cinta del realizador mexicano Carlos Reygadas, Luz Silenciosa, ha cosechado grandes éxitos entre los que se incluyen premio del jurado en el Festival de Cannes, en el de Lima y el de Huelva como mejor película y mejor director. Es además la selección de México para ser representado en los premios Oscar. Desde su opera prima, Japón, Reygadas llamó la atención por un lenguaje cinematográfico austero y con largos planos, incluso planos secuencia en movimiento, así como la escena de sexo con una sexagenaria. Su segundo largometraje, Batalla en el cielo, inicia con una explícita felación de una joven a un hombre viejo y gordo y una propuesta de actuación muy contenida.

Luz silenciosa narra la vida de Johan, habitante de una comunidad menonita en el norte de México, que se debate entre el amor de su mujer Esther y el de Marianne su amante, relación que va en contra de todas las costumbres de esa sociedad tan particular.

Una vez más Reygadas lleva al extremo su estilo de realización, en el que abusa de los planos largos, silencios y se vale de una actuación "plana" de sus actores para trasmitir el terrible dilema de amor loco de su personaje. Se apoya además en una fotografía que imita a Vermeer y que aprovecha muy bien los cielos y paisaje de Chihuahua.

Sin embargo todo esto nos parece muy artificial y el dilema amoroso es lo más frío de la película, la falta de experiencia de los actores, la mayoria habitantes del lugar, hace imposible que trasmitan ese conflicto, y ni los movimientos de cámara, los silencios y encuadres preciosistas logran tampoco el objetivo.

Carlos Reygadas, como Gonzáles Iñarritu, ha logrado con un estilo muy particular, obtener el éxito en festivales y en la crítica, pero dudo que de público. Cosa que al parecer tiene sin cuidado a Reygadas. En una reciente entrevista entre otras perlas de sabiduría dice: "en mi opinión los críticos de Cahiers du cinema, formaron un movimiento sumamente payaso y egocéntrico, y dijeron una gran cantidad de tonterías de las cuales todavía no nos reponemos" o cuando dice "Hitchcock me parece un director irrelevante que no habla de cosas importantes. Era un entretenedor que hacía cine con la misma actitud con la que alguien hace un espectáculo de circo".

A pesar del premio en el Festival de Cannes, la ópinión general fue que es una película densa y pesada. Cosa que al cineasta lo sorprende cuando dice: "Pienso que la gente que lo dice tiene mucha prisa, que ha perdido la inocencia y sobre todo, que siempre quiere ponerse arriba de las películas" O dicho de otras palabras, sus películas están por encima de ese público y que él no ha perdido la inocencia.

La verdad es que su estilo no tiene nada de novedoso y en el se descubren claras influencias, por decirlo así, de Robert Bresson, Miklós Jancsó, Carl th. Dreyer por supuesto, e incluso de Felipe Cazals y Arturo Ripstein en su época de experimentales.

A diferencia de los tres amigos (Cuarón, del Toro y Gonzáles I.) Reygadas hace cine en México y ha conseguido grandes éxitos en festivales; junto al El Violín, de Fco. Vargas han llevando la cinematografía de nuestro país, en este año, a premios importantes. Eso es lo destacable de su cine. Les recomendamos vayan a verla.
De sus declaraciones, opinamos lo que dijo de los críticos del Cahiers du Cinema.


2 comentarios:

  1. Fíjate que a mi me encantó la película. Precisamente sus planos largos y la experiencia de su personaje y conmigo sí logros efectos la película.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Que bien que tuviste la oportunidad de verla y disfrutarla. A mi me sucedió lo contrario. Cosas del cine. Saludos cinéfilos.

    ResponderEliminar