2 mar. 2008

DE VISITA POR ESPAÑA

Cuando Cristóbal Colón y Hernán Cortés llegaron a las costas de América entraron sin mayores trámites a nuestras tierras. Nadie les pidió documentos, pues hubieran tenido que mostrar las cartas reales y sus intenciones, ni les preguntaron por el propósito de su visita, hubieran tenido que decir planes de expansión y conquista, ni les pidieron cuenta del dinero que poseían para transitar por estas exuberantes tierras, pues solo traían espejos y unas cuantas baratijas.

Cuando llegaron a México los republicanos exiliados de la Guerra Civil española, fueron recibidos con los brazos abiertos, nadie puso objeciones a León Felipe y demás intelectuales, ni a los niños de Morelia les pidieron papeles o comprobantes de hospedaje o dinero en sus bolsillos. Y el Presidente Lázaro Cárdenas decidió no reconocer la dictadura de Franco. Y para que hablar de cuanto exponente de gorgoritos al aire llegan a “triunfar” en nuestros escenarios musicales. Pues bienvenidos sean todos los españoles a México. Donde también recibimos a futbolistas, actores, restauranteros y publicistas argentinos, músicos y artistas cubanos, actores y actrices venezolanos y una larga lista más de diferentes nacionalidades que son recibidos sin mayores trámites.

Todo esto viene a cuento con motivo de las recientes restricciones que el gobierno español de Zapatero decide imponer a la llegada de los turistas latinoamericanos y entre ellos a mexicanos. Quien viaje a tierras españolas deberá ahora comprobar 57 euros por día de estancia, boleto de regreso a México Lindo y Querido, y reservación de hospedaje. Los que tengan hospedaje con algún familiar o amistad, estos deberán realizar una solicitud de permiso que llevará varias semanas de trámite y pagar una cantidad por ello. ¿Y me tengo que gastar esa cantidad diaria o puedo gastar más o incluso menos? ¿Y mi Visa y American Express cuentan en ello? ¿Y cuanto puedo gastar en souvenires, libros, discos y demás encargos? ¿Deberé mostrar una lista de lo comprado o gastado? Por favor ¡!!!!

Quien le dijo al gobierno español que los mexicanos emigran a España para buscar trabajo, que no se han enterado que Estados Unidos es el principal objetivo de nuestros campesinos y obreros sin empleo, que de manera silenciosa estamos conquistando los territorios que nos quitaron imperialmente. Y que aquellos que han llegado a la Madre Patria, con esos propósitos, son un porcentaje bajísimo, comparado con otras naciones latinoamericanas. Además del muro fronterizo en el norte del país, de revisiones de maletas y cuerpo, ahora tenemos que soportar restricciones en la Madre Patria, con el pretexto del proteccionismo. ¡Que Zapatero se ocupe de Rajoy y no de los turistas mexicanos! Y me queda claro que es una decisión del gobierno y no del pueblo español, pero cuidado, existen señales de intolerancia en la sociedad española, basta recordar las recientes declaraciones de Rajoy y la paliza a unos soldados latinoamericanos en un cuartel militar, por mencionar lo más reciente.

Y que me perdonen mis amigos españoles, pero como dicen allá, es que estoy cabreado.

En una mítica próxima visita a España, les diré mi nombre, hablaré con acento y me dejaré un poco la barba, a ver si así me dejan disfrutar de España como se me hincha la gana. Y pensar que me llamo José Romero!!

2 comentarios:

  1. Entiendo el enfado, amigo Romero.
    Es triste y preocupante, pues lo que deja de manifiesto esa medida (que yo desconocía) es cierta desorientación, o eso parece.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Estimado Miguel; ya ves que a veces me gana Mr. Hyde y, también mi amor a este México atribulado y complejo. Por cierto, en Brasil, como respuesta, acaban de rechazar a varios turistas españoles. Un abrazo.

    ResponderEliminar