24 may. 2008

HISTORIA DE UN LETRERO




El Festival de Cannes tiene diferentes secciones, tanto de competición como de muestra, en una de ellas acaba de ser premiado un cortometraje dirigido por Alonso Alvarez, un joven de Tampico , Tamaulipas, lugar que me vio nacer y donde ahora se origina una noticia para el medio cinematográfico mexicano. De manera modesta y sencilla Alvarez logra un corto emotivo que llega al corazón. Por cierto, el joven no fue aceptado en varias escuelas del país y ahora estudia en San Diego, asimismo le fueron negados algunos apoyos para la producción y hoy todos se quieren "colgar" de su éxito. Rechazado además en varios festivales en México, ahora tiene el gusto de ser premiado en el festival más prestigioso del mundo. Dicen que nadie es profeta en su tierra.

2 comentarios:

  1. El corto me ha parecido todo un impacto. Bella historia, y emotiva.

    Yo creo recordar que a Juan Carlos Fresnadillo le ocurrió algo parecido, pues su nombre comenzó a sonar a raiz de que uno de sus cortos fue nominado, nada menos que a los oscar.
    También le ocurrió a Nacho Vigalondo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Nada como una buena historia, sin artificios o excesos. Recuerdo algo de esos cineastas españoles, por cierto con una gran tradición en el género. Aunque la Academia española les haga el feo. Saludos.

    ResponderEliminar