17 feb. 2009

EL CASTILLO DE CRISTAL (IV) final


La periodista Jeannette Walls vive en Nueva York y acude a una fiesta importante, va en un taxi cuando descubre a su madre buscando en un bote de basura. Angustiada se pregunta si darán cuenta de que su madre vive en las calles de la ciudad como una mujer sin hogar. Una vez más decide ayudarla, pero la madre le dice que ella es felliz viviendo de esa manera. Así empieza esta mujer a recordar su infancia y la vida con su familia en las condiciones más singulares y difíciles que pudiéramos imaginar. La famillia consiste en tres hermanas y un hermano quienes viven de manera errante y sin dinero por el territorio americano. la pequeña Jeannette sufre graves quemaduras cuando cocinaba salchichas en la estufa, es internada en un hospital de donde la saca su padre que no admite las curas tradicionales. Es el inicio de los recuerdos dolorosos de vivir con unos padres atípicos que les enseñan física, geología o pintura , pero sin recibir la instrucción educativa, a la que poco a poco van obteniendo de pueblo en pueblo por donde pasan. El padre un borracho y la madre una mujer sin responsabilidades con sus hijos. Ellos tienen que desarrollar el instinto de supervivencia para lograr comer diariamente. El padre les promete que un día les construirá un castillo de cristal donde vivirán felices y juntos. Viven toda clase de penurias en casas abandonadas, sufren hambre, frío y el desprecio de la gente de las comunidades donde pasan, el padre le roba sus ahorros para gastarlos en licor, la utiliza como carnada en un juego de billar y permite que casi la ultrajen mientras él juega. Conforme crece, Jeannette va adquiriendo la fuerza para enfrentar al padre y salvar a sus hermanos de esa pesadilla, de esta manera lograr mandar a su hermana mayor a Nueva York a estudiar y más tarde ella y su hermano vivirán en la gran ciudad, y obtienen un poco de paz momentánea. Sin embargo los padres los siguen hasta allá y un nuevo problema tiene que afrontar al instalarse con ellos. Encontrarán la fuerza para sacarlos de su casa y dejarlos a su albedrío y los padres deciden vivir en las calles hasta el fin de sus días. Con el paso de los años, Jeannette, ya una periodista casada en segundas nupcias, se atreve a contar su historia, en donde su hermana mayor y el hermano aparentemente logran salir adelante, pero la más pequeña se queda en California con muchos problemas. Una vida dura y dolorosa que Walls logra transmitir con acierto.

1 comentario:

  1. Jose, pinta bien esta historia. Que bien que tengas tiempo de leer, disfruta tú que puedes!
    Besicos muchos y pásalo bien.

    ResponderEliminar