10 jul. 2010

EL ENCUENTRO

El chofer del camión está cansado de largas horas en la carretera. La madre agotada del trabajo de la casa se toma un respiro. El niño juega con la pelota. Un hombre llega en su auto a casa. El chofer decide cortar camino por las calles de la ciudad. La madre se queda dormida un instante. Al niño se le escapa la pelota hacia la calle. El hombre se baja del auto y cierra la puerta. El chofer maneja el enorme camión con descuido y apenas mantiene la vista al frente. La madre despierta súbitamente y grita el nombre de su hijo. El niño se baja a la calle en busca de su pelota. El hombre ve pasar la pelota, descubre al niño y al camión que se acerca. El chofer trata de frenar el enorme camión, la madre sale corriendo de casa, el niño corre por la pelota, el hombre alcanza a tomarlo del brazo y lo detiene bruscamente. El camión aplasta la pelota, la madre llega corriendo, el niño llora, el hombre abraza al niño. El chofer, la madre, el niño y el hombre; se encuentran en el tiempo y espacio de su destino.

3 comentarios:

  1. Porqué los niños corren detrás de la pelota? Se bajan por ella sin medir consecuencias Graciela. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Son momentos que establecen extraños lazos entre las personas. Desconocidos que son conscientes de que por un segundo pudieron llegar a fundirse en la tragedia.

    En cierta ocasión, derrapó el conche que yo conducía. Se fue a la izquierda y casi colisiono con el auto que venía de frente por el otro carril. Conseguí girar el volante bruscamente y me salí de la carretera. El hombre del vehículo contrario también giró el volante en sentido opuesto y también se salió de la carretera. Salimos del coche y nos miramos, uno frente a otro, cada uno en un arcén. Respiramos hondo y fuimos conscientes de que por un segundo pudimos haber unido nuestros destinos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que experiencia tan impactante Miguel. Me quedo con la imagen de ambos cada quien en su lado de la carretera. saludos

    ResponderEliminar