17 dic. 2010

Los jubilados de 67



Años atrás llegó a la Gerencia, de mi entonces empresa, un nuevo funcionario que decidió que la oficina que yo dirigía sería para una colaboradora suya, que llegaba también. Decidieron jubilarme pues la ley les impedía despedirme. Con 24 años de servicio y 55 de edad ingresé al gremio de los jubilados. Un viernes fue el último día laboral en la empresa, para el primer lunes parecía niño con zapatos nuevos. Sueldo, prestaciones y todo el tiempo libre por obra y gracia de la jubilación. La verdad lo considero una lotería, esos años de servicio ya pesaban en mi rendimiento; la rutina había iniciado su camino en mi capacidad profesional. Este nuevo "status" permitió que dedicara mi tiempo al cine y la literatura, a disfrutar y ejercitar ambos oficios. Todo esto viene a cuento pues leo que en Francia y ahora en España, se planea aumentar la edad de jubilación a 67 años. Madre mía, eso quiere decir que me faltaron 12 años más de trabajar en mi empresa. Seguramente me hubiera dado un infarto o un quebranto emocional. De pensarlo me deprimo por esos trabajadores europeos que pasarán, casi el resto de sus días, laborando incansablemente... para irse a morir a sus casas. Que pongan a Zarkozy y Zapatero a trabajar en la fábrica hasta los 67 años y que dejen a otros gobernar sus países.

6 comentarios:

  1. Pues sí que da envidia esa oportunidad de dedicar el tiempo al cine y la literatura. Aquí, como bien dices, las cosas van en el sentido contrario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón José. Es una de las cosas que estoy pensando estos días y se me pone la piel de gallina porque a mí ya me están fallando las fuerzas y me quedan otros tantos para llegar a la jubilación.

    Besicos muchos y disfruta la tuya como lo estás haciendo.

    ResponderEliminar
  3. Los ultimos años de trabajo me preguntaba por las mañanas para que trabajar tanto... Ahora lo se Miguel.

    ResponderEliminar
  4. Ah Nani, no queda sino darle para adelante. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Yo nunca sabré lo que será una jubilación en mi vida. Así que tú eres un bendecido.

    Abrazos.

    ResponderEliminar