16 sept. 2008

LOS LIBROS


En una reciente visita a la ciudad de México, había salido con las manos vacías de una librería después de recorrer pasillos diversos sin encontrar nada que ganara mi atención. Este fin de semana asistí a la FILU 2008 en la ciudad de Xalapa y me dediqué a buscar nuevos autores, curiosidades o subsanar algunos olvidos. La visita fue afortunada pues tuve ocasión de salir ahora con algunos títulos interesantes.
Siguiendo con mi aprendizaje poético dos autores totalmente opuestos en tiempo, lugar y temática, Rudyard Kipling en una preciosa edición de la editorial sevillana Renacimiento; "El himno de McAndrew y otros poemas" y, una modesta edición de Armando Alanís, poeta de Monterrey, México, con un título que llamó mi atención, "La costumbre heróicamente insana de hablar solo". Quizás me ganó la identificación. De la interesante editorial Periférica de España, dos ejemplares también de autores alejados en el tiempo; "La pelirroja" de Fialho de Almeida, publicada por primera vez en 1878, sobre los deseos y pasiones de una joven hija de un enterrador y, "Mi abuelo", de Valérie Mréjen, publicada inicialmente en 1999, sobre la mirada de una joven francesa sobre su familia y de toda una generación de finales de los años sesenta. Llama mi atención que la editorial autoriza la reproducción total o parcial de la obra en cualquier medio, siempre que no sea con fines comerciales. A mi entender, una sabia decisión.
Dos sólidas escritoras, una mexicana y otra española con sendos libros de cuentos; Beatriz Espejo con sus "Cuentos reunidos", que reune su obra de 1979 a 2004 y Esther Tusquets con "Siete miradas en un mismo paisaje", una visión ácida de la vida catalana de los años cincuenta. Y tres diversos intereses; "Con la esperanza entre los dientes" del polifacético John Berger, (que un día de estos obtendrá el reconocimiento del público) con sus artículos publicados en el diario La Jornada de México sobre temas tan diversos como la guerra, poesía, literatura, cine o música. Carlos Montemayor realizó una investigación histórica sobre la expropiación petrolera, que serviría para un posible guión de una película que aún no se ha filmado: 1938: el petróleo que fue de México. Mi paso por la industria peltrolera, donde tuve ocasión de elaborar guiones sobre pasajes de la Historia del petróleo, lo hicieron atractivo. Y finalmente "Taller de escritura creativa" de Marcela Hinojosa y Berta Hiriart, para mi acervo de herramientas literarias. Llegar a casa con el paquete de libros, extenderlos y uno a uno revisarlos, hojearlos y decidir su sitio en la lista de títulos por leer, es siempre una emoción especial.

2 comentarios:

  1. Una emoción que comparto contigo. Tener libros entre las manos, hojearlos y lo más importante,que lo escrito te llegue y te emocione de alguna manera, es una verdadera delicia.
    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Nani: Hemos coincidido, una vez más, en un tema en nuestros respectivos blogs. Saludos

    ResponderEliminar